Retos

1. Reforzar el programa Aprendiendo a Convivir y contribuir a la cohesión comunitaria en las preparatorias.

La CDMX creó el Sistema de Información Localizada, un proceso de reporte, canalización y seguimiento de casos de violencias en las escuelas de nivel Medio Superior.

¿Cómo complementamos este avance?

La cohesión comunitaria es un enfoque de promoción de paz y, por lo tanto, de reducción de acciones consideradas violentas en el entorno escolar, que podrían afectar el desarrollo psicoafectivo y las relaciones sociales entre alumnos y personal académico. Algunas dimensiones de este enfoque son la confianza, la participación ciudadana, el aprecio por la diversidad, el sentido de identidad y la pertenencia.

Tenemos experiencia realizando cursos y procesos que buscan atender el problema de raíz; sin embargo, éstos requieren un despliegue considerable de recursos. Queremos fortalecer estas experiencias con tecnología.

El reto de #CódigoCDMX es diseñar una herramienta con el potencial de promover una o más dimensiones de la cohesión comunitaria.

Queremos probar la herramienta en una de las preparatorias del Instituto de Educación Media Superior (IEMS), evaluar su funcionamiento y extenderlo en caso de que sea exitoso.

2. Aprovechar los datos georreferenciados del transporte público y optimizar el servicio.

Los controladores de transporte son las personas que deciden cuándo sale cada unidad del transporte público. Estas decisiones se basan en su experiencia y en las circunstancias del momento.

Cuando los usuarios de transporte público llegan a su parada, no saben cuánto tiempo tienen que esperar a abordar el camión, microbús o combi. A veces los transportes se demoran en salir de su base o Centro de Transferencia Modal (Cetram); esto deriva en que a veces salgan muchos juntos y otros tantos vayan llenos o vacíos.

Los nuevos autobuses del Sistema de Movilidad 1 cuentan con un GPS que permite trazar el recorrido y la velocidad de cada unidad. También existen empresas con concesiones de ruta que se han comenzado a colocar estos GPS en sus unidades.

Los datos que generan estos GPS abren la posibilidad de: Informar con mucha mayor precisión las decisiones de los operadores de transporte para que salgan cuando tienen que salir, y para que se distribuyan mejor los pasajeros en las unidades. Informar mejor a los usuarios sobre el tiempo de espera para las siguientes unidades.

El reto de #CódigoCDMX consiste en aprovechar los datos de GPS para desarrollar una herramienta que sistematice las salidas de las unidades y mejore el servicio al cliente.

Probaremos la herramienta con los recorridos que inician y terminan en Santa Fe. En caso de que funcione, se buscará extender su uso en más recorridos de la ciudad.

3. Modernizar la captación y aprovechamiento de datos de patrones de movilidad en Santa Fe.

Existen varias opciones para mejorar la movilidad en Santa Fe: movilidad compartida, horarios diferenciados de trabajo. De entre todas ellas, la implementación de un carril que privilegie el paso del transporte público es una de las más viables.

¿Cuál es el mejor diseño de carril y dónde es mejor ubicarlo? Para saberlo necesitamos diseñar simulaciones de distintas opciones a partir del uso de datos. El Centro de Ciencias de la Complejidad (C3), de la Universidad Nacional Autónoma de México, ha desarrollado una herramienta poderosa para simular datos de movilidad, el SUMO, que puede ayudar a abordar de una mejor forma este reto de movilidad.

Su implementación presenta dos desafíos:

1) Las distintas fuentes datos de movilidad no están integradas. Sin embargo, ya estamos trabajando en esto a través de la correlación de datos del Sistema de Movilidad 1, Sin-Tráfico, el plan vecinal y la Encuesta Origen-Destino, entre otras.

2) La forma de generar datos aún es costosa, lenta e inoportuna. Los conteos de aforos requieren mucho tiempo y personas. Hasta el momento sólo se pueden tomar dos fotos de un momento en el tiempo.

El reto de #CódigoCDMX consiste en captar propuestas para modernizar la forma de generar datos de movilidad para que sea barato, ágil y de actualización permanente.

Probaremos la mejor propuesta en el perímetro de Santa Fe que, en caso de ser exitosa, tendrá el potencial de escalarse, es decir, de buscar su aplicación en toda la ciudad.

4. Desarrollar un sistema de sensores de código abierto para medir la exposición a contaminantes a nivel peatonal.

Hace 30 años, la Ciudad de México fue pionera en medir la calidad del aire a nivel atmosférico. (Puedes consultar estos datos abiertos en www.aire.cdmx.gob.mx).

El reto al que aspiramos actualmente es ser una ciudad pionera en medir la calidad del aire a nivel peatonal. Con esto podremos entender mejor los beneficios, en términos de salud, de las calles peatonales.

El estallido de innovaciones de sensores que capturan este tipo de datos es muy reciente, por lo que la confiabilidad de los datos es cuestionable. Hay sensores móviles, fijos, privativos y de código abierto (elaborados a partir de un Arduino).

#CódigoCDMX propone desarrollar un sistema de sensores que proporcione datos confiables. Además, queremos ver si es posible añadir funcionalidades adicionales, como información de humedad y temperatura ¿se te ocurre otra funcionalidad?

Queremos colocar todos los sensores disponibles en muchos puntos del Centro Histórico; integrar, calibrar y visualizar los datos que se generan y comparar los datos entre distintos tipos de calle y espacio público.

A partir de esta iniciativa será posible compartir la experiencia con muchas ciudades del mundo y avanzar en el entendimiento de cuándo, cómo y dónde medir la exposición a contaminantes a nivel peatonal y sus efectos a largo plazo.

5. Fortalecer el trabajo de las brigadas de Médico en tu Casa y agilizar el seguimiento de pacientes.

En cuestiones de salud, es más deseable prevenir que corregir. Por ello, es necesario tener un conocimiento de qué medidas pueden implementarse para hacer frente a enfermedades comunes como la obesidad y diabetes. Con el diseño de una base de datos clínicos, de comportamiento y de contexto social del seguimiento a miles de pacientes de obesidad y diabetes, los científicos de datos y autoridades sanitarias podrían diseñar estrategias óptimas de prevención.

Un componente esencial de la prevención es construir un seguimiento de los pacientes a lo largo de su vida: la frecuencia con la que van al médico, las enfermedades que se les detectan y el tratamiento que reciben, etcétera. En 2014, la CDMX inició la construcción del Sistema de Administración Médica e Información Hospitalaria, conocido como expediente clínico electrónico. A pesar de los avances que ha registrado en materia de digitalización de datos clínicos, este sistema se ha enfrentado a dos obstáculos:

1) El personal médico no está acostumbrado al llenado digital de datos, por lo que la curva de aprendizaje ha sido lenta.

2) Actualmente, sólo se aplica en hospitales, por lo que no se pueden capturar datos de comportamiento y contexto social de los pacientes.

A esto hay que añadir que Médico en tu Casa, programa médico de nuevo cuño, se está implementado en viviendas de la Ciudad de México. Este programa tiene dos características que son de gran ayuda para que Código CDMX atienda el desafío de salud que se propone:

1) Las brigadas, compuestas por médico, enfermero, promotor social y trabajadora social, capturan datos de contexto social y de comportamientos tanto de paciente como de cuidador.

2) La captura de datos es a mano y en papel, por lo que las brigadas dedican de tres a cuatro horas al día de trabajo administrativo.

El reto de #CódigoCDMX es desarrollar una herramienta que facilite la captura de datos de las brigadas de Médico en tu Casa, abriendo así la posibilidad de atender más pacientes. Esta solución digital será interoperable con el Sistema de Administración Médica e Información, lo cual permitirá tener un prototipo de base de datos ideal para que las autoridades sanitarias y científicos de datos tomen mejores decisiones.

La mesa colaborativa probará la herramienta con una brigada en Coyoacán. A partir de los aprendizajes de este experimento se extendería su uso en otras brigadas a lo largo de la ciudad.

6.Incentivar el consumo responsable del agua mediante la invención de una herramienta tecnológica.

El agua es uno de los principales problemas que aquejan a la CDMX. Según estadísticas del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), el consumo diario promedio por persona es de 307 litros cuando podría ser de 96. Esto significa que dos terceras partes se malgastan en fugas, uso personal, entre otras cosas.

Sacmex cuenta con mecanismos de micromedición que permiten identificar dónde hay consumo excesivo y qué zonas y habitantes sí realizan un consumo responsable.

El reto de #CódigoCDMX es desarrollar una herramienta digital que promueva la acción vecinal para el consumo responsable del agua y el pago oportuno de los derechos por suministro.

7. Prototipar la atención y seguimiento de reportes ciudadanos del 072 bajo el protocolo Open 311

La nueva Agencia de Gestión Urbana quiere modernizar su sistema de reporte ciudadano AGU 072. El sistema ha funcionado mediante un programa de un proveedor externo: Salesforce.

Ahora queremos aprovechar las ventajas de Open 311, un protocolo abierto para reportes ciudadanos utilizado por más de 30 ciudades del mundo con las siguientes ventajas:

1) Es más barato.

2) Podemos modificar gratuitamente los campos de llenado de datos.

3) Podemos disponer gratuitamente de los datos y abrirlos a la ciudadanía.

4) Facilita la interoperabilidad con otras dependencias gubernamentales y plataformas de reporte ciudadano, sin ningún costo.

5) Abre la posibilidad de mecanismos de retroalimentación ciudadana mucho más ágiles, y que las personas sigan cada paso del procesamiento de un reporte.

6) Favorecen la unicidad del reporte, es decir, reduce la ineficiencia de generar el mismo reporte varias veces. En cambio, las personas pueden complementar un mismo reporte. Dada la complejidad y tamaño del sistema, la migración completa de 072 del Salesforce a Open 311 es una tarea titánica.

El reto de #CódigoCDMX es sentar las bases para esta migración, probando nuevas funcionalidades con uno o dos reportes.

8. Reinventar el uso de portales de datos abiertos facilitando la visualización y el aprovechamiento de la información a toda la población.

Los datos abiertos buscan mejorar la gobernanza, la democratización, el conocimiento y la traducción en millones de pesos que puedan aplicarse en favor de la ciudad.

En la CDMX la infraestructura de datos abiertos ha tomado un impulso en años recientes, y cada vez hay más y mejores datos abiertos. Sin embargo, su implementación ha sido lenta y su impacto limitado.

Existen distintos portales gubernamentales de datos abiertos como datos.gob.mx, Laboratorio de Datos, www.gobabiertocdmx.org, https://datosabiertos.unam.mx y datos.labcd.mx. Cada uno se ha enfrentado a los siguientes desafíos:

1) Las dependencias gubernamentales e iniciativas ciudadanas que buscan integrar, visualizar y publicar datos prefieren hacer su propia plataforma en vez de utilizar las existentes. Como cada quien hace su plataforma, los datos están segmentados temáticamente.

2) En México las personas que saben utilizar bases de datos son muy pocas en comparación con la gran cantidad que necesitamos consumir información, por lo que los repositorios pierden usuarios potenciales.

El reto de #CódigoCDMX es captar ideas de cómo repensar los portales de datos abiertos; añadir funcionalidades de back-end y de front-end, como la visualización de datos y cruce de variables que hagan más atractivo su uso para distintas dependencias gubernamentales, ciudadanos expertos en ciencia de datos interesados en trabajar con los datos abiertos y aquellos sin conocimiento de ciencia de datos pero interesados en consumir la información.